Top 10: Películas donde el malo gana

Y nadie vivió feliz para siempre.

Hay ciertas reglas o normas que las películas normalmente siguen para ser exitosas. Normalmente tiene que haber un romance entre sus dos protagonistas, tiene que tener una narrativa lineal, tiene que tener un final feliz para todos y el malo tiene que perder al final. Pero, en ocasiones, las películas rompen con todos esos esquemas, dejando que aquel perverso personaje que le hizo la vida de cuadritos al “bueno” de la cinta se salga con la suya. Y cuando eso ocurre, los sentimientos dentro de uno mismo son extraños: te sientes mal por el personaje principal, pero de cierto modo, te da gusto ver al villano ganar. Porque no pasa usualmente. Entonces hay una especie rara de catarsis cuando pasa. Aquí veremos 10 películas en donde, a pesar de que tan bien se vean las cosas, al final es el malo el que sale victorioso. ADVERTENCIA: ESTA LISTA CONTIENE SPOILERS.

10. Oliver Land (Tim Robbins), en Intriga en la Calle Arlington

p01jyklq

Empezamos con una cinta poco valorada, pero que en mi opinión tiene uno de los finales más devastadores de las películas. Jeff Bridges hace el papel de Michael Faraday, un profesor de universidad, el cual empieza a sospechar que su nuevo vecino, Oliver Land (Tim Robbins), es un terrorista. Las pistas se empiezan a acumular más y más, al grado de que Land le confiesa que, en efecto, sí es un terrorista. Al final, cuando Faraday quiere entregarlo y persigue una camioneta que llega al departamento de policía, creyendo que esta tiene una bomba a punto de explotar, resulta que Land cambió las cosas: la bomba no está en la camioneta, sino en el auto de Faraday. La bomba explota, matando a Michael y a todos los que estaban en el edificio… y haciendo que Faraday quede como el responsable del ataque terrorista. Su hijo queda en manos de Oliver Land, y este quedó con las manos limpias.

9. Ava (Alicia Vikander), en Ex Machina

maxresdefault1

En esta estupenda cinta sci-fi, vemos a Caleb (Domhnall Gleeson), un muchacho que ganó un concurso para conocer al excéntrico genia multimillonario Nathan (Oscar Isacc). Éste le revela que la razón por la que se realizó el concurso fue para probar su nueva creación, una sofisticada androide con inteligencia artificial llamada Ava (Alicia Vikander). Cuando Caleb empieza a interactuar con ella, Ava le hace pensar que Nathan la quiere destruir y también pretende mantenerlo ahí por siempre. Caleb trata de ayudar a Ava, pero ella termina matando a su propio creador y traicionando a Caleb, dejándolo encerrado para siempre en la propiedad, alejada de toda civilización. Ella, al contrario, sale de ahí y escapa en el helicóptero que estaba ahí para recoger a Caleb. Ava llega a la civilización y simplemente se integra con todo el mundo. Podríamos debatir que Ava no es la villana de la cinta, pero ultimadamente deja a la única persona que la estaba ayudando atrás, muy probablemente a que muriera.

8. Verbal Kint (Kevin Spacey), en Sospechosos Comunes

kevin

Dirigida por Bryan Singer, mejor conocido por crear el universo de los X-Men en el cine, el final de esta película funciona a la perfección, puesto que te presentan dos vueltas de tuerca seguiditas: al principio, todo parece indicar que el personaje de Gabriel Byrne, Dean Keaton, es el famoso y terrorífico Keyser Söze. Incluso Verbal Kint, protagonizado por un maravilloso Kevin Spacey, actúa como si la revelación hubiera causado un enorme impacto en él. Pero una vez que Kint es puesto en libertad, el detective a cargo de la investigación empieza a unir los puntos, dejando caer su taza de café y dándose cuenta que el tal “Keyser Söze” no era Dean Keaton como él creía, sino que estuvo todo este tiempo abajo de sus narices: Verbal Kint, el cual, a unos cuantos pasos del departamento de policías, logra escapar. Mientras vemos su auto arrancar, escuchamos las míticas palabras de Kint/Söze: “The greatest trick the Devil ever pulled was convincing the world he didn’t exist”.

7. Lou Bloom (Jake Gyllenhaal), en Primicia Mortal

n1

Pocas veces existen películas en donde el personaje principal sea el villano, pero tal es el caso de este grandioso filme. Jake Gyllenhaal se transforma por completo en Lou Bloom, el cual nos demuestra desde el principio de la película que no es una persona buena, cuando estrangula a un policía y se roba su reloj. Lou se entera que se puede ganar una buena cantidad de dinero grabando aparatosos accidentes y crímenes para después al mejor postor, en este caso, a la cadena de noticias que mejor pague. Poco a poco empieza a armar un negocio propio, pero no limpiamente: altera las escenas del crimen, entra sin permiso a las casas, e incluso llega a ocasionar los accidentes. Cuando la policía empieza a investigar dichos crímenes, todo pareciera indicar que Lou por fin recibirá lo que merece. Pero no: su compañero es asesinado por culpa suya y él logra conseguir mucho más dinero, muchas más camionetas, muchos más trabajadores y muchas más cámaras con las cuales podrá seguir y seguir creciendo.

6. Helmut Zemo (Daniel Brühl), en Capitán América: Civil War

capitan-america-civil-war-helmut-zemo-daniel

La más reciente cinta de mi lista. Cuando te sientas a ver una película de Marvel, puedes esperar lo que pasará al final: un villano genérico y no muy amenazante tratará de dominar/destruir el mundo y el héroe de la película lo detendrá. Pasó en ambas películas de Los Vengadores, pasó en las tres de Iron Man, y pasó en Guardianes de la Galaxia (“Dance off, bro!”). Así que, a pesar de que todos esperaban con ansias ver la adaptación de Civil War al cine y ver a todos sus héroes favoritos pelear entre sí, nadie pensó que Helmut Zemo fuera a ser un villano memorable. Y aún a esta alturas, mucha gente piensa que no lo fue. Pero en mi opinión, él es el mejor villano que ha tenido el MCU después de Loki. ¿Por qué? Porque su motivo para ser malo es muy personal. En la batalla en Sokovia que ocurrió en Era de Ultrón, la esposa de Zemo murió aplastada por un edificio, así que su plan fue muy simple: quebrar a los Vengadores desde dentro. Y a final de cuentas, Tony Stark terminó odiando a Steve Rogers. Yo diría que Zemo fue el único vencedor en esta cinta.

5. Aaron Stampler (Edward Norton), en La Raíz del Miedo

maxresdefault

En esta película, dirigida por Gregory Hoblit, vemos al abogado defensor Martin Vail (Richard Gere) tomar el caso de Aaron Stampler (Edward Norton), un chico de altar el cual es acusado de asesinar brutalmente a un arzobispo católico. Aparentemente, Aaron no recuerda haber hecho nada, pero su alter ego, Roy, lo recuerda todo. Cuando Martin se entera que Aaron tiene una doble personalidad, ve este caso como pan comido y una victoria más en su historial. Sobre todo cuando Roy aparece a mitad del juicio y ataca a la abogada Janet Venable (Laura Linney). Cuando el jurado lo declara inocente, Aaron le da las gracias a Martin, y le pide que le diga a Janet que lo siente mucho por haberla lastimado. Martin se va contento, pero una enorme duda lo detiene: ¿cómo pudo Aaron pedirle perdón a Janet si la que la atacó fue Roy? En eso, él sólo empieza a aplaudir. El abogado finalmente lo descubrió: nunca hubo un “Aaron”, sólo hubo un “Roy”. Y así como así, pudo asesinar a un arzobispo y salirse con la suya por completo.

 

4. Amy Dunne (Rosamund Pike), en Perdida

enhanced-buzz-wide-32111-1412264253-7

En esta estupenda película dirigida por el magnífico David Fincher (el cual no será la única vez que aparezca en esta lista), nadie es completamente bueno. Todos tienen bastantes escalas de grises, pero la más perversa de todas es Amy Dunne, la cual, al descubrir que su esposo Nick (Ben Affleck) la engaña, elabora todo un plan en el cual él termina siendo acusado de haberla matado. Al final, parece que las cosas no le van a salir bien a Amy, pero su mente maquiavélica trabaja rápidamente, y al final no sólo termina haciendo que la gente crea su historia de secuestro, sino que obliga a Nick a quedarse con ella, amenazándolo con el bebé con el cual ella está embarazada. Y ustedes creían que su relación era “complicada”…

3. Anton Chigurh (Javier Bardem), en Sin Lugar para los Débiles

maxresdefault2

¿Qué es lo más que has perdido al lanzar una moneda? Si escuchas estas palabras salir de la boca de Anton Chigurh, protagonizado por Javier Bardem, es bastante seguro que vas a morir. En la obra maestra de los hermanos Coen, Chigurh anda en busca de un maletín con dinero, el cual está en manos de Llewelyn Moss (Josh Brolin). Para recuperarlo, Chigurh deja a su paso una cantidad impresionante de gente muerta, y finalmente sí logra matar a Llewelyn y a su esposa. Al ir conduciendo un coche, sufre un accidente, y parece ser que recibirá su merecido. Pero no: Anton sobrevive al choque, y consigue que 2 chicos del vecindario lo ayuden. Con una pierna rota, Chigurh logra escapar sin consecuencia alguna.

2. John Doe (Kevin Spacey), en Se7en

65361a3d-dafb-4afe-8536-b3f09b8359b6

Si decía que Intriga en la Calle Arlington tenía uno de los finales más devastadores en la historia de las películas, esta cinta, en mi opinión la mejor de David Fincher, tiene EL FINAL MÁS DEVASTADOR en la historia de las películas. He hablado mucho de él, pero sólo diré que la actuación de los tres actores (Spacey, Pitt y Freeman) en la escena clímax de la cinta son magníficas. El “shock” en el rostro de Freeman, la astucia de Spacey y la ira de Pitt hacen de esta escena y de esta película un parte-aguas en las cintas “thriller”. La calma con la que John Doe le dice al detective Mills que le cortó la cabeza a su esposa y que mató al bebé que tenía dentro… simplemente da escalofríos. Y a pesar de que Mills termina matando a Doe, eso es exactamente lo que éste quería que pasara.

  1. El Guasón (Heath Ledger), en El Caballero de la Noche

portada_post2

¿Hay algo que deban saber de este personaje que no les haya dicho ya? El Caballero de la Noche es mi segunda película favorita de todos los tiempos, y el Guasón de Heath Ledger es mi personaje favorito. Él dice ser un “hombre sin planes”, que sólo es como un perro persiguiendo autos: no sabe lo que pasará si lo atrapa, simplemente lo hace. Pero su plan de corromper al alma más pura en Ciudad Gótica, en este caso Harvey Dent (Aaron Eckhart), dice todo lo contrario. Es un excelente adversario para Batman (Christian Bale), el cual tiene una única regla de “no matar”. A final de cuentas, Harvey vive lo suficiente para convertirse en villano, al grado de estar a punto de matar al hijo de Jim Gordon (Gary Oldman). El plan del Guasón salió a la perfección, y aún se puede escuchar su terrorífica risa maniática. Por eso y mucho más, recibe el lugar #1.

Menciones honoríficas:

  • El culto religioso, en El Bebé de Rosemary
  • Adolf Hitler, en Operación Valquiria
  • Hannibal Lecter (Anthony Hopkins), en El Silencio de los Inocentes
  • Jigsaw/John Kramer (Tobin Bell), en Saw: El Juego del Miedo
  • El espectro, en la saga Actividad Paranormal
  • Las drogas, en Requiem por un Sueño
  • La enfermera Ratched (Louise Flecther), en Atrapado Sin Salida
  • Ozymandias (Matthew Goode), en Watchmen
  • Los dioses, en La Cabaña del Terror
  • Alex DeLarge (Malcolm McDowell), en Naranja Mecánica

Y eso fue todo. ¿Me hizo falta algún villano que haya salido victorioso? ¿Cuál de estas películas es su favorita? Háganmelo saber en los comentarios. Gracias y nos leemos pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s