Review: Batman: The Killing Joke

Sólo se necesita un mal día.

Muchas veces lo ha capturado y muchas veces ha escapado, sólo que esta vez es diferente. Batman (Kevin Conroy) busca de nueva cuenta al Joker (Mark Hamill), el cual escapó de Arkham Asylum una vez más. Mientras tanto, el Príncipe Payaso del Crímen ataca y tortura a Barbara (Tara Strong) y James Gordon (Ray Wise) para comprobar su “punto”: que cualquier persona, común y corriente, con sólo pasar un muy mal día, puede volverse tan loco como él. Al mismo tiempo, vemos por fin el origen de este misterioso villano, la gente alrededor de él que lo transformó en el Joker que es el día de hoy.

La pelea ha durado ya varios años: ¿quién es el mejor Joker? ¿Jack Nicholson o Heath Ledger? Muchos aficionados de la película de Tim Burton no se despegan de la idea de que Nicholson es el Joker por excelencia, mientras que los amantes de la trilogía de Nolan aclaman a Ledger por su actuación que le valió un Oscar póstumo. Pero yo me opongo ante las dos nociones… ¿acaso olvidan a Mark Hamill? Sí, puede que Hamill nunca haya “actuado” como el Joker en ninguna película como lo hicieron Nicholson o Ledger, pero su caracterización como el Príncipe Payaso del Crímen ya sea en la serie animada tanto como en las películas animadas o como en los videojuegos es lo mejor que existe en este planeta. Así que, cuando se anunció que regresaría una vez más para darle voz a este magnífico villano en la adaptación de nada más y nada menos que una de las mejores novelas gráficas de todos los tiempos (he oído, porque no la he leído aún), The Killing Joke, la gente se volvió loca. Y más aún cuando se supo que sería clasificación R, o sea, nada de restricciones: la película podía ser tan violenta, tan grosera, o simplemente tan demente como quisiera. Esto apuntaba para ser una de las mejores adaptaciones, si no es que la mejor, de todos los tiempos. ¿Y lo fue? No. Digo, es una grandiosa película, pero no es para nada la perfección que yo creo varios esperábamos. Empezaré con lo bueno: el elenco de voces es estupendo. Kevin Conroy regresa una vez más para dar voz al Caballero Oscuro y, por Dios, su voz fue hecha para interpretarlo. Es simplemente fantástica, con ese tono bajo que le queda a la perfección a alguien del carácter de Bruce Wayne/Batman. Tara Strong también regresa, pero en esta ocasión para darle voz a Barbara Gordon/Batichica y queda muy, muy bien. Strong sabe darle muchos matices diferentes a todos los personajes que interpreta (digo, estamos hablando de la mujer que hace la voz de Harley Quinn Y TAMBIÉN de Timmy Turner). Sin embargo, como había mencionado arriba, Mark Hamill (IT’S LUKE SKYWALKER, MOTHERFUCKER!) es el que se lleva toda la película en sus hombros. Su voz es simplemente FE-NO-ME-NAL como el Joker. Ese tono maquiavélico y al mismo tiempo juguetón que le da es lo que hace que el Joker de la serie animada y de esta película tenga ese aire de grandeza tan asombroso que lo ha caracterizado por generaciones. Sus acciones en esta película son asombrosamente tétricas, sobre todo porque lo hace sólo para probar el punto de que todos pueden volverse tan locos como él, con un mal día que pasen. Y lo mejor de todo: tiene un número musical. No voy a spoilear nada, pero si siempre habían querido escuchar al Joker cantar, esta es su oportunidad. Pero desafortunadamente, no todo es perfecto en esta película. Sí tiene algunas detalles que le quitan puntos. Empecemos con la animación en sí. No he visto películas como Mask of the Phantasm Under the Red Hood, pero por lo que he visto de ellas, sé que la animación era de primera calidad para la época en que salieron. Ahora estamos en 2016, en una era en donde la animación tiene que ser excelente. Pero en la película no pasa eso. Hay muchas escenas en donde los dibujos dejan mucho que desear. Incluso hay algunas escenas de acción que requieren de modelos 3D (como persecuciones de auto o cosas por el estilo) en donde dichos modelos se ven, honestamente, muy mal hechos. Otro de los detalles que la película tiene es una historia agregada que se siente metida con calzador a la historia, y esa es los primeros 30 minutos dedicados a Barbara Gordon/Batichica, en donde un criminal empieza a obsesionarse con ella y Batman, tratando de protegerla, no permite que trabaje en el caso y la aleja de todo lo relacionado con él. Simplemente toda esa primera parte se siente muy forzada, como para que el personaje de ella te importe cuando llegue la parte del Joker. Además, hay una escena de sexo que se sintió completamente innecesaria. A decir verdad, el personaje de Barbara fue tratado de una manera muy… objetificada, para ponerlo de manera sencilla. No sé, no quiero entrar más a detalle en ese sentido, pero no me gustó como utilizaron al personaje de Batichica. Siento que pudieron haberlo hecho mejor. Para acabar pronto, sin esos primeros 30 minutos, la adaptación de esta novela gráfica de Alan Moore hubier podido ser genial, con las excelentes voces de Kevin Conroy y Mark Hamill y escenas que se sienten como sacadas directamente de la novela. Por esto y mucho más, la película está NI MUY BIEN, NI MUY MAL. Véanla si se les antoja, vale la pena sólo para escuchar a Mark Hamill reír como demente una vez más. Gracias y nos leemos pronto.

batman-the-killing-joke-2016-movie-poster

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s