Review: Los 8 Más Odiados

Ni una advertencia, ni una pregunta… una bala.

Poco después de la Guerra Civil Norteamericana, una diligencia se precipita a través del nevado paisaje de Wyoming. El caza-recompensas John Ruth (Kurt Russell) y su prisionera Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh) se dirigen hacia el pueblo de Red Rock, donde Ruth planea llevar a Daisy a la justicia. En el camino, se encuentran con el Mayor Marquis Warren (Samuel L. Jackson), otro famoso caza-recompensas; y a Chris Mannix (Walton Goggins), un hombre que dice ser el nuevo sheriff de Red Rock. Con miedo de ser atrapados por una terrible tormenta de nieve, los cuatro buscan refugio en la mercería de Minnie. Cuando llegan ahí, son recibidos por rostros no conocidos: Bob (Demián Bichir), un mexicano que dice estar a cargo del lugar mientras Minnie no está; Oswaldo Mobray (Tim Roth), el verdugo de Red Rock; Joe Gage (Michael Madsen), un misterioso vaquero; y el General Confederado Sanford Smithers (Bruce Dern). Mientras la tormenta se apodera de la montaña, los ocho viajeros se darán cuenta que algunos de ellos tal vez no lleguen a Red Rock después de todo.

Mi última reseña del 2015, antes de poner mi lista de mis películas favoritas del año. Y qué mejor manera de terminar el año que con una película de más 3 horas, proveniente del maestro de maestros, Quentin Tarantino. Lo que me gusta de que se estrene una nueva película de Tarantino es que, a diferencia de otras películas con sus respectivas fechas de estreno, éstas son todo un evento. Empecemos desde el inicio: después de haber dirigido “Django Sin Cadenas”, Tarantino dio a conocer al mundo entero sería otro western, llamado “The Hateful Eight”, en el cual ya había trabajado desde hace tiempo. Pero todo eso estuvo a punto de venirse abajo, después de que el guión de la película fuera filtrado en una página web. Tarantino había quedado muy decepcionado y dijo que la película ya no iba a ser hecha. El corazón de la mayoría de los cinéfilos se partió en dos. Tiempo después, el director dijo que, aunque no iba a dirigir la película, iba a convertir la historia en una novela; finalmente, se convenció a sí mismo, y avisó que, en efecto, sí dirigiría la película, a pesar de todo. Y no sólo eso, sino que la filmaría en formato de 70 mm, lo cual es fantástico. Entonces, lo único que me queda decir acerca de esto es GRACIAS AL CIELO que cambió de opinión, ya que “The Hateful Eight” es una joya más en la filmografía tarantinesca. La dirección: excelsa. Quentin Tarantino nos ha demostrado una y otra vez que es un maestro detrás de cámara. El guión: magnífico. Como hemos visto en el pasado, los diálogos de Tarantino son la mejor parte de todas sus películas. Sí, puede ser que sea emocionante y, hasta cierto punto, divertido ver tanta violencia en pantalla, pero los diálogos… ¡Dios mío! Un 90% de la película son prácticamente 2 personajes platicando acerca de… no sé, cualquier tema, pero aún así te puede mantener sumamente entretenido e intrigado sobre lo que están hablando. Y, sí, el diálogo puede ser una obra maestra, pero se necesitan de buenos actores para que éste sea excelente. ¿Y lo son? Claro que sí. Todos y cada uno de ellos nos dan la interpretación de su vida. Kurt Russell está maravillosamente enfadado en casi todas sus escenas; Jennifer Jason Leigh, a pesar de ser una prisionera, nos da una actuación soberbia y divertidísima e incluso muy, muy física, ya que se la pasa siendo golpeada por su captor y algunas otras personas; Samuel L. Jackson es fantástico, y su personaje tiene una de las escenas, si no es que LA ESCENA más tensa de toda la película, en donde tiene un monólogo maravilloso sobre… bueno, tendrán que ver la película, pero en verdad es excelente; Walton Goggins, que anteriormente ya había visto actuar en “Django Sin Cadenas”, también tiene varias partes en donde se roba la película, ya que su actuación es muy buena; Demián Bichir, nuestro compatriota, no tiene mucho diálogo, pero su personaje es uno de los más misteriosos de la cinta y fácilmente se le puede poner al brinco a actores de gran calibre como Samuel L. Jackson y Bruce Dern; Tim Roth, que también ya había trabajado con Tarantino en “Perros de Reserva”, también da una interpretación soberbia como el pequeño hombre Oswaldo Mobray; Michael Madsen, ya un experto en aparecer en películas de Tarantino, nos da prácticamente el mismo personaje que interpreta en otras películas, pero no necesariamente significa que sea algo malo; y finalmente, el ya casi octagenario Bruce Dern tiene, junto con Jackson, una escena sumamente tensa y que te tiene a la orilla de tu asiento. Entonces, ¿actuaciones? MARAVILLOSAS. Otra cosa que sobresale de la cinta es que la música es original. Ennio Morricone, el compositor de muchas películas western, compone el excelente score de este filme y es HERMOSO. La película tiene una obertura y una intermisión que, sólo con la música, puedes sentir la tensión en la sala. ¡Una obertura y una intermisión! ¡Como en las películas de antes! ¿Qué tan asombroso es eso? Y sí, la violencia y la sangre están a la orden del día. Definitivamente, esta es la película MÁS violenta de Tarantino, y eso ya es decir mucho. En un momento de la película, uno de los personas tiene la cara 100% repleta de pura sangre y sesos. Para finalizar, sólo diré que no puedo esperar más a que esta cinta salga en Blu-Ray, para tenerla en mi colección. Tal vez mucha gente no sienta que esta película sea tan buena como las anteriores de Tarantino, pero en mi opinión es una tremenda y enorme MARAVILLOSIDAD en toda la extensión de la palabra. ¡Gracias y nos leemos pronto!

the-hateful-eight-poster

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s