Review: Una Noche en el Museo 3

Una última despedida…

En el Museo de Historia Natural, Larry Daley (Ben Stiller) tiene que cuidar de las exhibiciones, pues estas cobran vida por la noche gracias a la Tableta de Ahkmenrah (Rami Malek). Pero cuando las exhibiciones empiezan a salirse de control, Larry se encuentra en problemas, pues la Tableta se está corroyendo así que investiga y se entera que Cecil (Dick Van Dyke), el antiguo guardia de seguridad, cuando era joven estaba en el sitio donde la Tableta fue descubierta. Le dice a Larry que les habían advertido que si quitaban la Tableta de ahí, significaría el fin; Larry descubre que se trata del fin de la magia que hacía que las exhibiciones cobraran vida. Sólo el padre de Ahkmenrah, el Faraón (Ben Kingsley), sabe los secretos de la Tableta, pero éste se encuentra en el Museo de Londres. Larry, junto a Ahkmenrah, Teddy Roosevelt (Robin Williams), Atila el Huno (Patrick Gallagher), Octavius (Steve Coogan) y Jedediah (Owen Wilson) viajarán hasta Londres antes de que la Tableta se corroa por completo, y ellos queden sin vida para siempre.

Hola a todo el mundo. ¿Hace cuánto tiempo no nos hemos visto? ¿Qué pensaban? ¿Que iba a hacer la reseña de “Mad Max: Furia en el Camino”? ¿”Tomorrowland”? ¿”Jurassic World”? ¡JAAA! Yo también querría eso, pero el dinero ha sido escaso. Pero no os preocupéis, pronto, pronto tendré esas reseñas (la que sí puedo prometer al 100% que tendré al siguiente día de estrenada es la de “Intensa-Mente”). Mientras tanto, tendrán que aguantarse con la reseña de una tercera parte de una trilogía. Pero no es una tercera parte mala, pues la saga “Noche en el Museo” no ha perdido ese toque que hizo la primera película asombrosa. Ben Stiller es bueno en su papel como Larry, pero seamos honestos: estas películas las vemos más para ver a las diferentes figuras cobrar vida. Desde hace ya dos películas nos emociona ver a los pequeñísimos Octavius y Jedediah gritarle “GIGANTOR” a Larry, al sanguinario Atila el Huno ser más carismático y sensible, a Rexy el tiranosaurio actuar como un enorme perro consentido… y a Teddy Roosevelt con la emotiva cara de Robin Williams (más de eso, más adelante). Y en cada película, es emocionante ver a nuevos rostros cobrar vida, así como Amelia Earhart, el Pensador y hasta Darth Vader. En esta ocasión pudimos ver a Sir Lancelot unirse al grupo de Larry, y en algún momento incluso se transformó en el papel antagónico de la cinta, aunque no duró mucho, y por lo tanto no fue TAN sorpresivo ni importó demasiado. Y a pesar de que ver esas nuevas figuras cobrar vida cuando da la noche, ya nada es igual a la primera película, cuando vimos por primera vez a todas las figuras caminar por los pasillos del museo. Pero bueno, ahora tengo que hablar del elefante en el cuarto: ésta fue la última película de Robin Williams antes de su trágica muerte. Para hablar de este pequeño detalle, daré algunos SPOILERS, así que lean con precaución si no han visto la película y planean hacerlo. Si ya la vieron, o les vale, continúen. Al final, la Tableta recobra su magia de nuevo, pero las figuras deciden que Ahkmenrah y la Tableta tienen que quedarse en Londres, así que cuando todos ellos regresen al Museo de Historia Natural, nunca más cobrarán vida de nuevo. Larry al principio se niega, pues no quiere perder a todos sus amigos, pero en ese momento Teddy se le acerca y, con la sonrisa característica de Robin Williams, le dice: “Larry… you have to let us go”, y se aleja, aún sonriendo. En ese momento, parecía que Robin nos estaba hablando a todos nosotros, como una última despedida antes de su partida. No chillé como he chillado con otras películas tipo “Milagros Inesperados” o “Toy Story 3”, pero seré honesto y diré que sí se me hizo un nudo en la garganta. Y hablando de “la última película de alguien antes de su muerte”, quise suponer que ésta también fue de las últimas películas que hizo Mickey Rooney, pues los guardias de seguridad de la primera película hacen una breve aparición, y junto con ellos está el pequeño actor. También se le extrañará. Para resumir, ésta tercera entrega de la saga “Una Noche en el Museo” fue una muy buena última parte para despedir con gracia a dos excelentes actores, y que, aunque no tenga esa genialidad de la primera cinta, sigue emocionando ver nuevos personajes unirse al inadaptado grupo del Museo de Historia Natural. La película NO GANA PREMIOS, PERO ESTÁ MUY ENTRETENIDA. Gracias y nos leemos pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s