Review: La Entrega

Te fuiste muy pronto, Gandolfini.

La historia se desarrolla en Brooklyn, en donde los bares usualmente se usan para hacer ciertas “entregas” especiales: dinero de gángsters locales. En uno de esos bares trabaja Bob Saginowski (Tom Hardy), y su primo Marv (James Gandolfini). Un día, unos rateros de poca monta asaltan el bar y se llevan el dinero de las entregas, lo cual ocasiona que los dueños chechenos de ese dinero amenacen a ambos: encuentran el dinero o pagarán las consecuencias. Al mismo tiempo, Bob encuentra un pitbull cachorro en un bote de basura, y es ayudado por Nadia (Noomi Rapace) para limpiarlo y cuidarlo. Pero el dueño original del perro aparece, y parece estar un poco loco. Sorprendentemente, ambas situaciones estarán conectadas de maneras que nadie se imaginaba.

Claro, James Gandolfini se muere, pero Adam Sandler sigue haciendo películas de “Son Como Niños”… No le deseo la muerte a Adam Sandler, pero me entristece saber que talento como el de Gandolfini ya no va a estar disponible, porque ¡RAYOS!, qué buen actor era. En esta película dirigida por Michaël R. Roskam, Hardy y Gandolfini dan actuaciones maravillosas, en una historia que ya de por sí era bastante interesante. En el papel de Bob, Tom Hardy me recordó al personaje de Ryan Gosling en “Drive”, en el aspecto de que durante 3 cuartos de la película parece ser una persona sumamente tranquila, pero le ves que cuando explota, explota en serio y con ganas… y vaya que no me equivoqué. Gandolfini hace también un trabajo espectacular como el primo Marv, que tiene intenciones ocultas que cuando son reveladas, son extraordinariamente manejadas. Otra cosa que me encantó de la película es que el diálogo es, hasta cierto punto, medio “tarantinesco”: hay escenas en donde el diálogo no tiene absolutamente nada que ver con la trama, pero la manera en como es relatado por los actores, te mantiene entretenido, como cuando el personaje de Hardy le dice al de Gandolfini que no se dice “chechenios”, sino “chechenos”. Me encantó esa escena. El villano principal es tenebroso, pero una vez que conoces su verdadera historia, llega a ser hasta cierto punto innecesario. Otro personaje que me irritó un poco fue el detective Torres, protagonizado por John Ortiz, que parece interesarle más si el personaje de Hardy comluga y va todos los domingos a la Iglesia que tratar de encontrar pistas sobre el robo. La primera tercera parte de la película es un poco lenta, en la cuestión de presentar a los personajes, sus motivos y el escenario en el que se encuentran, pero una vez que la película empieza a unir esos puntos, llega a un clímax estupendo. Por todo esto, la película es BASTANTE BUENA. Pero en serio, talento como el de Gandolfini será imposible de encontrar de nuevo. Lo extrañaremos mucho. Gracias y nos leemos pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s