Review: Amores Perros

Ah, qué perra vida…

Tres historias diferentes, pero conectadas entre sí por un fatal accidente de auto en la Ciudad de México. Octavio (Gael García Bernal) es un muchacho que trata de ganar el dinero suficiente para huir con su cuñada, y para eso, mete a su perro Cofi a varias peleas de perros. Después de que una de esas peleas sale mal, Octavio y su amigo huyen en un carro, pasándose una luz roja y ocasionando el accidente. Una víctima de este accidente es Valeria (Goya Toledo), una actriz y modelo que casi pierde la pierna, haciendo que su matrimonio con Daniel (Álvaro Guerrero) se derrumbe. Y un vagabundo que fue testigo del accidente, El Chivo (Emilio Echeverría) que se dedica a adoptar perros callejeros, y se le es encargado un “trabajito”: hacer desaparecer a un importante empresario que aparentemente le hizo una mala jugada a un socio suyo. Y estas tres historias tienen un elemento en común: la presencia de los perros.

Y bueno, así como hice con las películas de David Fincher para el estreno de “Gone Girl”, voy a hacer lo mismo con las películas de Alejandro González Iñarritu antes del estreno de “Birdman”. Afortunadamente sólo son 4 películas, entonces esto será rápido. Empezamos con la primera película de una especie de trilogía: Amores Perros. En el 2000, esta película fue la sensación entre el mundo del cine nacional e internacional. Nominada a todos los premios que se puedan imaginar, y alabada por la crítica. Y bueno, definitivamente se merece todo eso. Esta película es muy original por su estilo, su narrativa y sus actuaciones. Como dije al principio, las tres historias que conforman toda la película son estupendas por sí solas, y aún más cuando se complementan la una a la otra. Les seré honesto: Gael García nunca se me ha hecho un excelente actor. Digo, es bueno en lo que hace, nadie le niega eso, pero nunca ha tenido ese papel que me haga decir “Pero el que de verdad se merece las palmas es Gael García, pues él se lleva toda la película en sus hombros” ni nada de eso. Aquí no es la excepción, pues actúa bien, pero nada muy espectacular. Yo creo que la historia que mejores actuaciones tiene es la segunda: la de Valeria, Daniel y el mítico “Richi”. Un matrimonio aparentemente feliz, pero que empieza a destruirse desde adentro a raíz del accidente, y de que el perrito de Valeria, “Richi”, se pierde debajo del piso de su departamento. Pero la historia que más me gusta es la última: la del Chivo, Luis y Gustavo, éstos dos últimos protagonizados por Jorge Salinas y Rodrigo Murray. Simplemente siento que ésta parte es la que más trasfondo tiene, puesto que aparte de que el Chivo tiene que hacer este trabajo que le dan (que en sí mismo tiene mucho más de lo que se deja ver), se pasa la vida queriendo reencontrarse con su hija. La manera en que está escrita la historia es espectacular, y para la época en que salió fue casi única en su manera de ser, y eso hace que sea una MARAVILLOSIDAD. Una excelente joya de cine mexicano que no debe faltar en su colección (chale, hasta parece frase de crítico que aparece en la parte de atrás de los DVD’s). Gracias y nos leemos pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s