Review: Godzilla

¿Cuál es mejor? ¿La versión actual con el actor que hizo de Heisenberg, o la de 1998 con el que pudo haber sido Heisenberg?

En 1999, la planta nuclear Janjira fue misteriosamente destruida y muchos de sus trabajadores murieron, incluyendo la esposa del supervisor Joe Brody (Bryan Cranston), Sandra (Juliette Binoche). Años después, el hijo de Joe, Ford (Aaron Taylor Johnson), un militar de los EE.UU., debe viajar a Japón para ayudar a su padre, que ahora está obsesionado con encontrar la verdad sobre aquel incidente. Ambos descubren la causa del desastre, y son testigos del nacimiento de los M.U.T.O.s, enormes criaturas que están por terminar con todo el mundo. La única solución para acabar con estos monstruos será Godzilla, pero los humanos tendrán que cuidarse al tratar de entender al monstruoso aliado que tienen a su lado. “Let them fight”.

Me da risa cómo pasa a veces, que en tu mente tienes presente una película que te gustaba cuando eras niño, y piensas: “La voy a ver otra vez, a lo mejor y me sigue gustando igual que antes”, y la ves y te decepcionas de lo mala que es esa película. Tal es el caso de “Godzilla”, la versión de 1998. Y recuerdo que cuando la veía de niño, me encantaba, me daba risa y me emocionaba. Pero ahora que tengo una visión más “cineasta” (qué mamila se escuchó eso), tengo referencias más claras de lo que hace a una película buena y a una película mala. Ahora, con la nueva visión de Gareth Edwards, Godzilla toma un rumbo más serio, y 20 veces mejor que la versión de Roland Emmerich. Hay algo que tienen que saber: tal como en “Super 8” o en “Cloverfield”, Godzilla aparece en todo su esplendor hasta los últimos 15 minutos de la película. No crean, durante toda la película sí puedes tener vistazos del enorme lagarto a punto de pelear con los M.U.T.O.s, pero antes de que la pelea empieza… hacen corte para mostrar las noticias de aquella pelea. O sea, te tienta haciendote creer que por fin vas a ver batallas colosales, pero al final te hace esperar aún más. Pero Dios… esa batalla final hace que la espera valga la pena. Otra cosa que tienen que saber es que esta película toca el elemento humano mucho más que el elemento monstruo. Sí, en el fondo tienes a gigantescos monstruos luchando, pero la película en realidad se enfoca en el personaje de Aaron Taylor Johnson (porque Bryan Cranston sale muuuuy poco) y su esposa, Elizabeth Olsen y su hijo. Dato curioso: Aaron y Elizabeth aquí hacen papel de marido y mujer, y en “Avengers: Age of Ultron” harán de hermano y hermana… ¿Qué opinarán Jaime y Cersei Lannister? PERO BUENO. Esta película es definitivamente mejor que la versión del ’98, con claras referencias a las películas de antes (¿vieron ese Easter Egg de Mothra? Genial). Y en mi opinión, NO GANA PREMIOS, PERO ESTÁ MUY ENTRETENIDA. Les digo, esa batalla final es fenomenal. Sí se las recomiendo mucho. Gracias y nos leemos pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s