Review: El Padrino: Parte III

Tan bien que iba todo, caray.

En 1979, un viejo Michael Corleone (Al Pacino) busca legitimar los intereses de su familia criminal y salirse de ese violento mundo. Pero varios problemas hacen que esto se le haga imposible: un riesgoso negocio con gente del Vaticano, las truculentas mañas de un gángster hambriento de poder, y el inminente romance entre su protegido, Vinnie (Andy García) y su hija, Mary (Sofia Coppola), que al mismo tiempo son primos. “Justo cuando quería salirme, me meten de regreso”.

Y aquí estamos, la parte final de la épica travesía de Michael Corleone y su familia. La primera parte fue una joya, la segunda parte fue una obra maestra… ¿podrá esta colarse entre los clásicos del séptimo arte, así como sus dos predecesoras? Close, but no cigar. Esta tercera parte falla en todo lo que había alcanzado la segunda parte. No es una película PÉSIMA, pero no es tan buena como las primeras dos. Siento que el tiempo no fue el mejor amigo de Francis Ford Coppola, que tal vez si hubiera hecha esta película con uno o dos años de separación entre la segunda película y esta, no hubiera fallado. Al Pacino sigue dando una excelente actuación como Michael Corleone, pero lo que no me gustó en esta película fue, lo que me gustaría llamar, el “efecto Jar-Jar Binks”. ¿Qué es el “efecto Jar-Jar Binks”? Pues es ese personaje, esa pequeñísima parte de una película que impiden que esta avance más de lo que puede avanzar. Jar-Jar Binks fue esa parte en “La Amenaza Fantasma”, ¿y en esta película? Sofia Coppola. Su personaje es de los más ODIOSO que puede existir en la película. Es de esas niñas malcriadas que si su papá no la deja hacer algo, se enoja, y hace berrinche, y su supuesto “romance” con el personaje de Andy García es de lo más guácala que te puedes imaginar. Repito: son PRIMOS. Y no primos “segundos” o “terceros”, no, primos DIRECTOS. Incluso Vinnie se da cuenta de esto, y procura alejarse de ella, pero NOOOO, por sus caprichitos TIENEN que estar juntos. Aparte de que la historia fue más floja que las primeras dos partes, este “efecto Jar-Jar Binks” no ayudó mucho. Fuera de eso, debo admitir que los últimos 20 minutos fueron extremadamente tensos. Esa escena en la ópera… UFF. Para concluir, esta película fue un buen intento de alcanzar la gloria de las dos películas pasadas, pero que no alcanzó la barra tan alta que habían dejado. Está NI MUY BIEN, NI MUY MAL. Y eso fue todo en mi especial de “El Padrino”. Comenten, ¿cuál es su parte favorita? Gracias y nos leemos pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s