Review: Milagros Inesperados

O “The Green Mile”, mejor conocida.

En esta película pasan bastantes cosas, pero me tomé el tiempo con Pulp Fiction, ahora me lo tomaré con esta. Primero que nada, es la historia de John Coffey, un gigantesco hombre que esta sentenciado a la silla eléctrica por violar y matar a dos niñas. También esta Paul Edgecomb, que es el jefe de la Milla en la Sala E, que tiene una infección urinaria. También esta Percy Wetmore, que es un sádico oficial que agrede a los reos. Su tía esta casada con el gobernador del estado, lo que le permite seguir con su comportamiento. Aparte, también estan Arlen Bitterbuck, Eduard Delacroix y William “Billy the Kid” Wharton, todos reos de la Milla. Están también Brutus Howell y Dean Stanton, los dos guardias de la Milla. Bueno… esto empieza con un Paul Edgecomb anciano que le cuenta toda la historia a su amiga anciana. Cuenta de el año 1930 cuando un jóven Edgecomb recibe a John Coffey en su Milla y se entera de lo que supuestamente hizo. John no niega que lo hizo, él solo dice que “trató de parar, pero fue muy tarde”. Después, Paul es llamado por Warden “Hal” Moores, el jefe de la prisión para darle la fecha de ejecución de Arlen Bitterbuck y decirle que no sabe como le va a dar las noticias a su esposa de que ella va a morir por un tumor encontrado en la cabeza que no se podía operar en esa época. Al siguiente día, Brutus halla un ratón en el pasillo que se mete a la celda de castigo. Entre él, Paul y otro guardia tratan de encontrarlo, pero sin resultados. Después, Percy encuentra al ratón y se vuelve loco al tratar de encontrarlo y matarlo, tampoco sin resultado. Paul le advierte que le baje a su tono de rebeldía, pues podría ocasionar problemas con los reos, pero Percy esta en desacuerdo. Brutus lo toma, pero Percy lo amenza con usar sus contactos para dejarlo sin trabajo. Paul le dice que, con o sin trabajo, no se va a salir con la suya y que va a recibir su merecido. Luego, vemos a los guardias hacer un pequeño ensayo de la ejecución de Bitterbuck con el conserje del lugar, Toot-Toot (“I’m walking the Mile, I’m walking the Mile…”). Paul le ordena a Percy que vea y aprenda de la ejecución para que después de tiempo, lo haga bien (ya que Percy es principiante en las celdas). Luego de que la ejecución se lleva a cabo con éxito, Percy demanda estar “al frente”, o sea, ser el que de las ordenes y haga todo el proceso de ejecución para la siguiente vez, y así es como él dice que se irá de ahí. Paul accede. Al siguiente día, Del encuentra al ratón, lo llama Mr. Jingles y trata de amaestrarlo. Los guardias dejan que lo tenga como mascota. Paul se encuentra con Hal otra vez, para decirle que un nuevo reo llamado William Wharton va a llegar acusado de matar a 3 personas en un asalto. Ahí mismo le avisa que el tumor de su esposa se puso peor, al borde de las lágrimas. Esa noche, la infección de Paul esta peor y esta constantemente en dolor por orinar. A la mañana siguiente, los guardias están listos para recibir a Billy the Kid, después de irlo a recoger a un instituto mental en donde aparentemente esta sedado por las drogas. Al llegar a la Milla, Billy salta a la vida, ataca a los guardias y patea a Paul en la ingle (en donde, ya saben, duele terriblemente y más con una infección). Billy casi mata a uno de los guardias pero los otros logran contenerlo y encerrarlo. John pide hablar con Paul. Este accede y cuando va a la celda de John, este agarra su ingle por varios segundos y al soltarlo, sólo le dice “I helped (Ayudé)”. Al ir al baño otra vez, Paul ya no siente más dolor. John Coffey lo había curado. A la mañana siguiente, Paul va a visitar al defensor público de John, Burt Hammersmith, quien esta convencido de lo culpable que es John. De vuelta a la prisión, Paul le regala una barra de pan horneada por su esposa en muestra de agardecimiento por la “ayuda” de John. Coffey comparte el pan con Del y Mr. Jingles, pero no a Wharton, el cual enfurece y orina en uno de los guardias. Ellos logran ponerle una camisa de fuerza y meterlo a la celda de castigo. Al salir, escupe en uno de los guardias por lo cual es metido en la celda de nuevo. El ensayo de la ejecución de Delacroix se lleva a cabo. Paul decide poner a Percy a cargo, esperando que después de eso se vaya de ahí. Cuando Percy camina por el pasillo, Wharton lo toma a la fuerza y del miedo, este se orina encima (mucha orina en la película). Este amenaza a los guardias con que no digan nada de lo ocurrido. Paul le dice que “lo que sucede en la Milla, se queda en la Milla”. Percy esta satisfecho, pero Del se regocija con que Percy haya sido humillado. Luego de eso, Mr. Jingles se encuentra con Percy, el cual lo pisa y mata, para horror de Del. John Coffey pide por el ratón mientras que todos ven con asombro y posiblemente terror como una luz sale de las manos de Coffey, este tose y saca una especie de moscas de su boca al igual que como pasó con Paul, y saca a Mr. Jingles como nuevo de sus manos. Percy, viendo que el ratón esta intacto, se enfurece pensando que los guardias se burlan de él. Paul confronta a Percy y le da un ultimátum: Percy se transferirá inmediatamente después de la ejecución de Delacroix, o todos los guardias harán público su comportamiento con los reos. Percy accede. Antes de “caminar la Milla” hacia su ejecución, Del le da a Mr. Jingles a Paul, sabiendo que va a cuidar de él. Paul dice que no puede tener a un ratón sentado en el hombro durante la ejecución, así que le da el ratón a Coffey mientras la ejecución se lleva a cabo. Percy establece todo para la ejecución de Del, con una… pequeña excepción: no moja la esponja adecuadamente con la que la electricidad pasa con más rápido por el cuerpo de los ejecutados, haciendo que Del sufra más, se retuerza de dolor y finalmente se incendie, para el horror de los observantes y de los guardias. Los guardias confrontan a Percy, pero Paul les dice que no vale la pena pelear con Percy y que hará honor a su acuerdo de irse de ahí. Paul y su esposa van a visitar a Hal y Melinda. Hal le revela a Paul que Melinda poco a poco se está desmoronando. Paul tiene la idea de llevar a Coffey a la casa de Hal para que cure a Melinda. Al siguiente día, se lleva a cabo el plan: Paul droga a Wharton para que no los vea salir y después meten a Percy a la celda de castigo como supuesta retribución por lo de Del. Abren la celda de John, el cual esta emocionado por la idea de dar un paseo y aparentemente ya sabe a donde van. Al salir, Wharton toma a Coffey del brazo y aparentemente esta horrorizado por algo (Coffey, no Wharton). Llegan a la casa de Hal, el cual los amenaza con una escopeta pero Paul le dice que la baje y John sube a ver a Melinda, se acerca a ella y le saca una luz de la boca y se la traga, no puede sacar las moscas como la vez pasada. Melinda, mucho mejor a la vista y de salud, no recuerda nada después de su visita al doctor. Hal llora al ver a su esposa totalmente recuperada. Melinda le obsequia una cadena con San Cristóbal a Coffey como muestra de agradecimiento. De vuelta a la prisión, Coffey se siente aún mal del encuentro con Melinda. Percy es liberado del cuarto de castigo, pero los guardias aún temen que vaya a hablar. Coffey toma a Percy del cuello y libera las moscas directamente hacia su boca, infectandolo de lo que sea que se haya tragado. Percy, en trance, va hacia la celda de Billy y descarga su pistola en su pecho, para el horror de los guardias. Percy tose y libera unas cuantas moscas y aparentemente no despierta de su trance, y es encerrado en un hospital mental por, aparentemente, el resto de su vida. Paul le pregunta a Coffey porque lo hizo, y él dice que “los dos eran malas personas”, toma la mano de Paul, y le muestra que el verdadero responsable de la muerte de las dos niñas era Billy the Kid, explicando que “las mató con el amor que se tenían entre sí”. Ahora que sabe que John es inocente, no sabe que hacer. Su esposa le pregunta si Hal no puede hacer nada al respecto, pero no podría comprobar que, en efecto, es inocente. Paul intenta convencer a Coffey de dejarlo escapar, pero John no accede. Paul le pregunta: “¿Cuando llegue el día de mi juicio final, qué le diré a Dios cuando me pregunte que por que mate a uno de sus milagros?”. John dice que ya no soporta el mal y lo horrible que es la gente en el mundo, que son como “vidrios metiéndose en su cráneo”. Después de dejar a John ver su primera y última película en su vida, llega la hora de la ejecución y la escena más triste que he visto en las películas. Todos los guardias lloran al saber que están matando a alguien inocente y muy querido para ellos. El anciano Paul le termina de contar a su amiga la historia de como John Coffey le transmitió vida a él y que tiene 108 años, que ha visto cosas maravillosas pero al mismo tiempo, a visto a mucha gente querida morir. Uff, después de la extensísima explicación de la película entera, ¿qué opino yo de la película? Últimamente, he visto muchas películas muy buenas, excelentes en todo dentro de la película, actuaciones, trama, todo… y esta no falla en nada de eso. Esta es una película que no se merece más que MARAVILLOSIDAD en mi calificación. Especialmente Michael Clarke Duncan y Tom Hanks, los dos se vuelan la barda con sus actuaciones y se llevan las palmas. ¿Ya han visto la película? ¿Lloraron igual que yo? Háganmelo saber, y gracias, nos veremos luego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s